Cómo hacer crecer el flequillo y saltarse los incómodos pasos intermedios