Por qué amamos a Justine Sweetman, maquilladora independiente (¡y genial!) de Nueva York